Como conseguí el trabajo de mis sueños, y pensé que iban a secuestrarme


La historia de cómo me uní a Kwema es muy irónica, dado que luchamos contra el tráfico humano: cuando me contactaron pensé que iba a ser secuestrada.

 

Conocí a Carmina y Ali en una conferencia de startup, de hecho, fue la fiesta posterior a esta conferencia con una copa de vino les conté sobre mi sitio web, una red social para mujeres en los negocios. Intercambiamos números de teléfono, pero estaba segura de que nunca nos volveríamos a ver. Un mes después, Carmina me dijo que acababa de regresar a Miami y me invitó a una barbacoa. Me sorprendió que ella se acordara de mí. Eso fue un poco inesperado.

 

Tratando de estar en el lado seguro, le pregunté si podía llevar a un amigo, además de que "busqué en Google" Carmina y a su pareja.

Aquí está la cosa: como mujer, siempre hay que estar alerta, pensar en lo peor, necesitas verificar un millón de veces quiénes son las personas con las que te encuentras, investigarlas en las redes sociales y buscar sus nombres en Google, y aún así no te sientes seguro, e incluso piensas en el peor de los casos: espere que, si iba a ser secuestrada, al menos te pidan "solo" dinero.

 

No pude encontrar a nadie que me acompañara ese día y era demasiado tarde para cancelar. "Tal vez esta es una oportunidad", pensé, no cierras la puerta por oportunidades.

 

La ubicación era muy lejana: 1.5 horas en Uber, que en cierto punto incluso el conductor me preguntó si estaba segura de saber a dónde voy. Yo no lo estaba. En ese momento deseaba tener una aplicación que pudiera presionar en caso de que esto sea una trampa. Es gracioso decir que hace tres años tuve una idea así y en este momento deseé tenerla.

 

En el momento en que vi a Carmina, me di cuenta de que nadie me iba a secuestrar esa ocasión. Ese fue el día en que Camina me presentó a Kwema. Ese fue el momento en que supe que Carmina no solo hace que una aplicación de seguridad se desarrolle, sino que la convirtió en un brazalete de seguridad que puede salvar las vidas de mujeres de todo el mundo. Kwema puede darnos la tranquilidad por la que estamos tan desesperados. Ese fue el día que supe que quiero ser parte de esto, de algo que es más grande que yo.

0 comentarios

  • ¡Su comentario se ha compartido con éxito! ¡Gracias!

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados