¿Te sientes segura en casa?


 

En esta ocasión quiero compartir una historia que me ocurrió la semana pasada, algo que era parte de un día cualquiera, un momento que pudo cambiarlo todo.


Mientras caminaba de regreso a casa toda sudada del gimnasio, recuerdo que el técnico iría hoy a mi casa a arreglar el sistema. La compañía dijo que vendría alguien entre 10 y 1 pm y eran casi las 10. No quería que llegara cuando me estuviera bañando así que decidí esperar a que llegara, pues no me agradaba la idea de estar bañándome mientras un extraño estaba dentro de mi apartamento. Además, es algo arriesgado estar a solas en mi departamento con un perfecto desconocido.


Desde que empecé a trabajar en Kwema, inmediatamente me volví paranoica con mi propia seguridad. Recuerdo una reciente conversación que tuve con mi amiga, Anna, quien me comentó que le pidió a su esposo que se quedara en casa un día de trabajo porque iría una persona a arreglar su internet y ella no quería estar sola con su bebé y el hombre extraño. “Nunca sabes a quien le abrirás tu puerta…” me dijo.


Ves, el peligro no solo existe en casos extremos como viajar a través de las favelas brasileñas, también ocurre dentro de nuestros quehaceres diarios, como cuando un hombre de 40 años va a arreglar tu televisión cuando estás sola en casa y lo dejas entrar con una sonrisa….


Yo estaba feliz de tener mi brazalete Kwema en esta ocasión, me sentí mucho más segura. Tal vez un 90 o 99% (dependiendo de donde seas) de las veces nunca te sucederá algo, pero incluso en este porcentaje de entre 1 a 10% todo puede suceder. Estos momentos pueden cambiar tu vida para siempre, no te confíes. Mantente a salvo, siempre.

0 comments

  • There are no comments yet. Be the first one to post a comment on this article!

Leave a comment

Please note, comments must be approved before they are published