¿Las leyes benefician a las mujeres?